Fundamentos Lingüísticos de la Comunicación

Alonso y Trelles, José

Logo
José Alonso y Trelles, más conocido por su seudónimo “El Viejo Pancho”, nació en Ribadeo, España, en 1857, y murió en Montevideo en 1924. Fue su tierra adoptiva la ciudad de Tala, Canelones, desde la cual elaboró una poesía popular de temática criolla.

A los 17 años arribó al Río de la Plata. Luego de un pasaje por Argentina, se instala en Uruguay en 1877. En el pueblo de Tala se casa, emigra a Brasil pero a los cinco años regresa al lugar donde sería su definitiva morada. Estudia notariado pero no finaliza, no obstante ejerce como procurador judicial y, a la vez, se dedica al periodismo. A partir de 1894 publica —como propietario y único redactor— el periódico EL TALA CÓMICO y luego MOMENTÁNEAS, y comienza con sus primeros versos criollos. En 1908, tras el fallecimiento del titular, ocupa una banca como diputado por el Partido Nacional, pero su actitud modesta y retraída —al decir de Fernández Saldaña— no colaboran en su reelección.

Como poeta gauchesco se conoció a través de publicaciones en EL FOGÓN y EL TERRUÑO. Una selección de estos poemas fueron recogidos en el libro Paja brava (1916), largamente reeditado bajo su seudónimo “El Viejo Pancho”, con el cual asentó definitivamente su fama. Carlos Gardel, llegó a interpretar cuatro de sus poemas: “Insomnio”, “¡Hopa, hopa, hopa!”, “Como todas” y “Misterio”.

Alonso y Trelles también escribió obras de teatro, alternando la prosa y el verso, con una producción que se mantiene en su mayoría inédita. De lo publicado, cabe citar a Juan el Loco (1887), un comienzo “romántico trasnochado y trivial, imitador de Bécquer” escribe Zum Felde, y la obra ¡Guacha! (1913), definida por el propio autor como “drama nacional en un acto”.

Gustavo Gallinal afirma que “el lenguaje del Viejo Pancho no es gauchesco, sino el habla rústica recogida de labios del paisano actual, rica en modismos, locuciones y dichos populares”. Por su parte, Zum Felde sostiene que sus versos “no expresan sino indirectamente el alma del paisano; directamente sólo expresan la suya propia. Acaso por eso —y por esa escala de universalidad humana que hay en lo más puramente lírico— su poesía es sentida emotivamente por toda clase de individuos”.

Buscar

Investigación y construcción
Carla Ortiz

Realización técnica
Yonathan Benelli

Traslado y actualización
Franco Pistarini

COLECCIONES

Facultad de Información y Comunicación - Instituto de Comunicación | Seminario de Fundamentos Lingüísticos de la Comunicación | anaforas@fic.edu.uy