Fundamentos Lingüísticos de la Comunicación

VIGIL, CONSTANCIO C.

Logo

Constancio Cecilio Vigil nació en Rocha en 1876, y murió en Buenos Aires, en 1954. Fue periodista y empresario editorial, además de un destacado escritor especializado en literatura infantil.

A temprana edad se traslada a Montevideo por las incompatibilidades políticas de su familia con el régimen de Lorenzo Latorre. Su padre, Constancio Vigil, fue abogado y director de las publicaciones LA LEY y EL PUEBLO. Hereda de él, además del nombre, su gusto por las letras y el periodismo, impulso que lo lleva a graduarse como bachiller en Ciencias y Letras.

Luego de fundar el periódico EL DERECHO y el semanario LA ALBORADA (entre otras colaboraciones que hará con medios locales e internacionales), el joven Vigil debe refugiarse en Argentina, otra vez por razones políticas.

La vecina orilla se convierte en una sala de redacción ideal para publicar libremente. Hacia 1904 funda PULGARCITO, su primera revista infantil, y luego le llega el turno a GERMINAL y MUNDO ARGENTINO. Avalado por el éxito de esta última, en 1918 lanza al mercado la revista ATLÁNTIDA, que da nombre a su propia editorial. La misma irá creando una serie de revistas que marcarán la historia del periodismo en Argentina: BILLIKEN (1919), EL GRÁFICO (1919), PARA TI (1922) y VIDA NUESTRA (1932), entre otras publicaciones.

A la par de su labor editorial, Vigil se dedica a la escritura de narrativa para amplios públicos, pero especialmente para niños. Sus principales cuentos infantiles le surgen en plena madurez, pero las constantes reediciones, sus trabajadas ilustraciones, mantuvieron vivo un interés que ha trascendido fronteras y generaciones. De 1927 son La hormiguita viajera, Botón Tolón y Mangocho (su apodo de infancia), a ellos se suman, entre otros tantos títulos, El mono relojero, Chicharrón y La moneda volvedora. De sus obras no dedicadas al público infantil, podemos citar El Erial (1915) y Temas de la miseria (1914).

Hombre de profunda fe religiosa, se destaca de su pluma la capacidad observadora, detallista, cuidadosa y sutil con la cual ha logrado educar y entretener simultáneamente durante décadas. Vicente Tovar destaca su “espíritu activo, dinámico, obsesionado por la idea del trabajo”.


Buscar

COLECCIONES

Facultad de Información y Comunicación - Instituto de Comunicación | Seminario de Fundamentos Lingüísticos de la Comunicación | anaforas@fic.edu.uy